miércoles, 16 de abril de 2008

Hasta el 30 será esta etapa.

A mediados del año pasado me llamaron unos amigos y propusieron un difícil, pero bonito reto.
Justo estaba finalizando un período de trabajo en equipo junto a Carlos García y una brigada genial, que laboramos día a día y hombro a hombro por expresar una filosofía culinaria que intentaba demostrar los refinados y elevados estándares de los paladares de esta ciudad.
Fue una etapa súper enriquecedora y gratificante que llegaba a su fin por necesitar un espacio mías personal en el cual yo pudiera demostrar mi visión de una cocina que pretende no pretender.
Exactamente en la segunda quincena de julio entro a un local que estaba comenzando su historia.
Dicha historia tuvo un comienzo feroz y abrumador marcado por el sensacionalismo mediático del mejor exponente que nuestra cocina local ha lanzado al ruedo.
No fue fácil ocupar los zapatos de Sumito y Héctor.
Nunca se pretendió una sustitución como si de pitcher se tratara, sino mas bien una renovación y cambio de vuelco a esa filosofía que dichos cocineros dejaron.
Nunca busqué comparar su propuesta con la mía, más bien siempre dejar muy claro que era un renuevo a un local hermoso y a un proyecto emprendido por una pareja de amigos como sueno de su luna de miel.
Sabíamos todos que era un trabajo cuesta arriba el cambiar la imagen del grupo anterior y demostrar la nuestra, no por egos o pretensiones, sino por identificar una filosofía distinta de ver y sentir la gastronomía.
Llegar a la casa que otro construyó y brindó con tanta gente para luego recibirlos yo como anfitrión ha sido muy bonito y a la vez complicado, pero siempre asumimos eso como un paso que debíamos dar como crecimiento personal y profesional.
Estuvimos trabajando 10 meses todos los días, casi sin descanso y de seguro que conseguimos dejar nuestra marca e impresión en mucha gente que nos visitó.
Si hubo una cantidad de comensales que fueron a medirnos y compararnos con el Sibaris original. Muchos apoyados por ese amor u odio que puede despertar el ser tan masivo y mediático, aunque de seguro que nosotros hemos sabido ganarnos adeptos y seguidores.
Como todo negocio ha de medirse no solo por la pasión y orgullo que te represente trabajar en él, sino también con unos valores más fríos y calculadores que el mercado te va marcando.
Luego de analizarlo y discutirlo entre todos los socios y representantes del grupo que dirige Sibaris, pensamos necesario cerrar esta etapa, renovarnos y arrancar de cero aprendiendo de los errores cometidos y reforzando las muchas cosas buenas que hicimos y logramos.
Nuestra vuelta al ruedo ya no será como Sibaris. Este tuvo una vida corta, pero muy vivida, pasional y violenta como todas las sensaciones que los paladares de los comensales disfrutaron en esa locación.
Estamos horneando un proyecto nuevo y más personal, que coincide casi a la perfección con los gustos y maneras de sentir de esa pareja de amigos y mía.
Los que nos conocen saben que hemos creado una familia, que como todas tienen sus altos y bajos, pero que permaneciendo unida logra vencer obstáculos y aversiones para llegar a metas y logros.
Agradecemos los comentarios y mensajes de preocupación y apoyo mostrados por tanta y tanta gente y solo queremos pronto poder retribuir esos votos de confianza, con experiencias agradables y barrigas contentas en la nueva etapa que nos hemos propuesto transitar.
Federico Tischler.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Sencillamente me quito el sombrero, tu humildad sobrepasa a cualquier ser. Te felicito y te deseo todo el exito del mundo siempre.

Anónimo dijo...

Sencillamente me quito el sombrero, tu humildad sobrepasa a cualquier ser. Te felicito y te deseo todo el exito del mundo siempre.

yessika dijo...

Suerte en este y en todos los proyectos en tu vida!!!!!! Bravo ERES EL MEJOR!!!!!!Cuenta conmigo siempre!!!!!

yessika dijo...

Suerte en este y en todos los proyectos que emprendas!!!!!!BRAVO ERES EL MEJOR!!!!!!!Cueta conmigo siempre!!!!!

Antonio Gámez dijo...

Saludos Federico,

Qué este cambio de lugar a grandes cosas en tu carrera. Coraje, me gusta como afrontaste el vendaval que surgió de pronto.

Saludos desde Mérida...

PD: Desde ya te pido pasantías en el nuevo proyecto...

Lena dijo...

Federico,

Estoy convencida de que te irá muy bien en el nuevo proyecto.

En pocas líneas te proyectas como un ser muy equilibrado.

Eso se come en la comida.

Es lo que todos queremos.

Equilibrio, sabiduría, humildad.

Tú lo tienes.

Tu comida será el reflejo.

Ojalá pueda verlo!

La mejor de las suertes para ti!

Recibe un abrazo grande desde Madrid

rafael guillen dijo...

muy bien por ti... saludos federico

Anónimo dijo...

Bravo! No hay más nada que explicar todo está claro y dicho! Y se te apoyará en el nuevo proyecto... La mejor de la suerte para todos, porque son unos profesionales y por el don de gente que tienen! Así se habla!

Anónimo dijo...

Fede, asi como lo hiciste en Sibaris y en todos los sitios donde has estado, se que te ira bien en el nuevo proyecto porque te empeñas en cocinar como si no hubiera otro día.

Empezar de nuevo es bueno. Mucho éxito en tu nuevo proyecto, espero poder ir a comer allí cuando esté en Venezuela.

Un inmenso abrazo, felicitaciones por tu esfuerzo, talento, honestidad y buena intención!!!!

Florencia

Andreina dijo...

Eros nos permite tener esa motivación e impulso constantes para arriesgarnos...estamos vivos cuando llevamos a cabo nuestras decisiones a pesar de nuestros temores, que son a veces muy profundos...el nuevo rumbo que has decidido tomar te hará transitar por la incertidumbre y la certeza, la frustración y la satisfacción...como sucede cuando se prueba un plato...importan todos los Sumito y Héctor?...no lo creo...sólo harás la cocina que quieras hacer...

Alex dijo...

Amigo,cuenta conmigo para todo lo que haga falta

Karina dijo...

Querido Federico

Estoy tan feliz por tí, por heberte visto crecer y desarrollarte de una manera tan integral y honesta. Sé que voy a sonar cursi, pero: estoy orgullosa.

No te deseo suerte, pues no la necesitas, eres un profesional y un ser humano extraordinario y tu talento siempre te ha conducido (y te conducirá) al éxito.

LARA DI GENNARO dijo...

Federico...
Acabo de enterarme que Sibaris trabajará hasta finales de mes...
Sin entrar en detalles...con mucha tristeza pero con todo el respeto que se merecen... reciban un abrazo solidario y afectuoso de alguien que adora Sibaris, por todo lo que significa en mi vida, y que recorrerá con ustedes cualquier camino que decidan transitar.
Tienen un equipo extraordinario... humano....como lo son ustedes... toda la suerte del mundo!!!!!!
un beso

Milagros García dijo...

La humildad es la sazón de un cocinero; la tienes y te distingue.
Te deseo suerte en tu nuevo emprendimiento, todo ira bien ya que el transitar experiencias es el picante que nos lleva a construir sueños y esperanzas.

Anónimo dijo...

Fede de verdad ha sido un honor y un placer haber trabajo contigo, te tengo un gran aprecio y estima y de verdad todo la suerte del mundo en el nuevo proyecto porque talento tienes y de sobra...
negrita de shit jijiji

Johana dijo...

Hola Federico,

Tenía días que no "ojeaba" tu blog. Leer esta noticia me sorprende pero no me deja en shock.

Para mi Sibaris al principio era como una película de Woody Allen muy buena pero un tanto pretenciosa, tu le diste otro matiz, otra aura, más Scorsese; sin pretender desmejorar el estilo anterior al tuyo, la diferencia fue contundente.

Qué paso, además de tu explícita explicación, qué pasó en el ánimo, el los chakras de Sibaris, en sus elementos Feng-Shui? Pasaron muchas cosas y nada. Quizá fue mucho para el público Caraqueño y ese público a veces maravilloso otras veces cruel se cansó del minimalismo extremo de la sala, o quizá fué culpa del fantasma de Michelin que rondaba el sitio susurrando al oído de los comensales cosas intimidantes. Sea como sea, la historia se hizo y quedó y los que vivimos de adentro (aunque por muy poco) sabemos que hubo esfuerzo del bueno en ambos testamentos, en el antiguo y en el nuevo.

Por favor avisanos con antelación que estarás haciendo proximamente para seguirte los pasos. Y si quieres venir a Maracaibo a recorrer y sentir la cocina vernácula y salsosa, serás gratamente recibido.

Saludos con mucho cariño desde Maracaibo,
Johana Linares