martes, 6 de febrero de 2007

Quesos de Turgüa o mejor dicho, los quesos de Eva y José María.







Hace ya algún tiempo tenía ganas de escribir sobre unas bellísimas personas que producen unos geniales quesos de cabra y vaca que poco tienen que envidiarles a los hechos en otras latitudes.
Son una pareja encantadora que por cosas del destino se encontraron en Venezuela. Ambos son inmigrantes, pero nacionalistas y orgullosos de este país como pocos. Realmente a estas alturas no importa de donde son, ya que desde que llegaron a Turgüa solo se han dedicado a elaborar con la mayor dedicación y amor unos quesos artesanales que difícilmente podré explicar.
Afortunadamente su producto no es masivo ni comercial. Quizás suene egoísta, pero no quisiera que crezca su producción y con ello decaiga su calidad.
Artesanales y geniales son dos adjetivos que describen perfectamente sus productos. Cada queso producido por ellos son entes vivos que maduran, evolucionan y sufren dependiendo como los vayamos tratando, y con esto nos da una enorme libertad para decidir en que punto exacto está dicho queso para ser consumido, dependiendo del paladar de cada persona.
Los quesos que ellos elaboran se caracterizan por ser fuertes de sabor, intensos y cremosos de textura, aunque como dije antes, depende mucho del momento en que decidamos comerlos.
La manera y el cómo comerlos depende mucho de nuestros gustos y asociaciones, aunque las más comunes son con frutas y dulces caseros tipo mermeladas o conservas.
Luego añadiré una foto de cómo me gusta servirlos en el restaurante, mientras tanto espero que poco a poco haya más gente que pueda apreciar y degustar estas delicias lácteas hechas por una pareja a la que todos los cocineros queremos y sentimos una gran admiración y respeto, no solo por su dedicación y esmero, sino también, y en gran medida por sus grandísimos dotes y valores humanos.

4 comentarios:

Alex dijo...

Lo certifico todo jejejeje

Mil Orillas dijo...

Esa foto de los quesos...mmmmm! Qué maravilla!

María Elena dijo...

Afortunadamente, tuve la gran suerte de poder probar varios tipos de estos quesos en el V SIG. Realmente me sorprendieron ya que no tienen nada que envidiarle a los "quesos importados". Mi paladar quedo enamorado y extasiado con esas maravillosas texturas y sabores que sólo se pueden lograr con una producción artesanal. Además pude hablar con ellos y son una pareja encantadora.
Felicitaciones!!!

Marta Elena dijo...

Hola! estoy buscando la manera de contactarlos , tu tienes algún dato?, muchas gracias y exito.