martes, 6 de febrero de 2007

Gran comida, grandes amigos

El sábado pasado fuimos a cenar a Sibaris a propósito de la cena especial que daría Edgar Leal. Yo ya había probado sus dotes culinarios y conocido su humildad y gran personalidad que lo hacen ser respetado, admirado y querido por cuanta persona se cruce en su camino, en especial los que nos dedicamos a esta profesión y vemos todos los días personajes egocéntricos y poco terrenales.
El lugar era perfecto para la ocasión, ya que de la mano de Carlos, Natalia y todo el equipo del restaurante lograron hacernos sentir como en casa y con una comida extraordinaria.
La cena basada en sabores netamente latinoamericanos comenzó con la versión Edgariana de la Reina Pepiada. Pequeños y asados trozos de pollo entre puré de aguacate y finísimas y crocantes láminas de arepa muy tostadas. Como primer plato vimos un tiradito con caviar (esferificaciones) de cilantro, ajíes amarillo y dulce.
Siguieron unos langostinos con mayonesa de rocoto y puré de aguacate que sin duda alguna se convirtieron en la obra maestra de la velada. Sencillos, pero geniales.
Luego entró el foie gras salteado sobre una fina tartaleta con manzanas caramelizadas que daría espacio a unos muy interesantes y delicados anticuchos de cordero servidos con una especie de risotto, pero hecho con quínoa.
El broche final se dio con chocolate por todos lados… era un cono invertido de chocolate de leche, relleno con una sopa amarga de chocolate, esperando deseosa por derramarse y volcarse en el plato. Todo esto estaba cerrado por un disco de chocolate y una cesta de caramelo que sujetaba a una suave espuma de chocolate blanco.
Para remate nos quedamos hasta casi las tres de la mañana compartiendo anécdotas, chistes y demás cuentos con un grupo bien heterogéneo e interesante que incluía a Oriol, Sumito y esposa, Héctor y novia, Carlos y Natalia, José Ramón, Edgar y por su puesto Shirley.
De más esta decir, que sin duda alguna, fue una gratísima velada, con comida genial y grandes amigos que solo nos dejaron con ganas de que se repita lo más pronto posible.

2 comentarios:

Nelson Castro dijo...

Hola Federico, mis saludos y mis respeto, yo estoy haciendo pasantias en Sibaris y sin duda alguna fue para mi una excelente experiencia poder compartir con Edgar Leal en la cocina, un Chef totalmente sencillo y muy humilde, los platos muy bien lo dijiste sencillos pero geniales, yo me encargue de armar junto a un compañero más, la reina pepiada y los tiraditos de mero con las esferificaciones. El sábado te vi cuando llegaste, ese día también estuvo el doctor Armando Scannone... de hecho fui el viernes a malabar, con Zamir (el chino de sibaris) a llevar los meros para el tiradito a congelar. Hay te conocí, Saludos...

milsabores dijo...

Federico,
Qué bueno lo has narrado....Me había quedado con la duda sobre los anticuchos de cordero, pensé mucho y no adiviné que era quinoa. ¡¡¡Me fascinó!!!