martes, 1 de mayo de 2012

Casabeando...

Por más día del trabajador nos embarcamos para los lares de Campo Carabobo y empezamos una tarea pendiente de hace ya algún tiempo. El estudio del casabe y en general de lo versátil que es la yuca me ha tenido involucrado y súper pendiente desde varias lunas.
 Acá están quienes se encargarán de las visuales y los que de una u otra manera rompen el hielo para que la gente se abra y nos enseñe sus sapiencias en la preparación de nuestro pan perenne.
Luis Brito y Adan Zárate en plena faena fotográfica...


Una de las casaberas que visitamos donde lo común es un ambiente súper alegre y distendido que queda plasmado en esos redondeles tostados que gustosamente saboreamos.




 Acá está quizás la parte más importante del proceso y es donde se elimina el ácido cianhídrico que contiene la yuca, rallándola para luego ser prensada. Este mismo aparato a parte hace de molino para suavizar la harina y dejarla increíblemente etérea.
Y helo aquí... el famoso Yare, mítico y temido. Nos echaron varios cuentos de muertes animales por la toma de éste, aunque había un común denominador y era su ingesta seguida por letargo. Los que la consumieron y siguieron en movimiento salvaron su vida.
 Es enorme lo que podemos hacer con éste blancuzco líquido debido a sus enormes cantidades de almidón, ya que se puede separar dicha fécula a demás de usarse como saborizante, como alcohol fermentado y hasta para producir etanol como combustible.
 Muy emocionado de poder ver y sentir de tan cerca el proceso de la elaboración del casabe a demás de conocer a la maravillosa gente que lo elabora y mantiene familias a su lado.

1 comentario:

Abraham dijo...

Muy bueno e instructivo tu artículo. Gracias.