martes, 29 de junio de 2010

Mugaritz, sin palabras!

Detalles...




Aquí comensamos: Primer abrebocas...

Segundo abrebocas...
Potaje meloso de pan cubierto de CARNE DE BUEY DE MAR AROMATIZADO con las hojas de geranio rosa.


Sobre unas CREMAS GELATINOSAS DE PIÑÓN, bacalao glutinoso y resina de mastik.

LONGUEIRONES CONDIMENTADOS con un jugo de las alubias negras, perfumado con aceite de canela. ALUBIAS DULCES.

El plato de SALSIFÍ FOSILIZADO aliñado con huevas y acentos marinos.

atún asado en un fondo de manzanilla de mar y HIERBAS DEL LITORAL.

Gallo henchido de HUEVAS VEGETALES Y HIERBAS ESCABECHADAS. Pequeñas zanahorias salteadas.

VETA DE GELATINA de carne de res ASADA 120 HORAS, cubierta de dientes de ajo fresco cocido.

SOLOMILLO DE PATO reposado entre complementos iodados, virutas y lascas de trufas de verano.

Tradición, mar y deshesa: RABITOS DE CERDO IBÉRICO ESTOFADOS Y CIGALITAS SALTEADAS bañadas con la reduccción del jugo de cocción infusionado con jamón ibérico de bellota.

FRUTOS ROJOS del jardín madurados al sol, embebidos en una decocción de hojas de naranjo.

PASTILLA ARTESANA CALIENTE y agua batida de miel con avena.

NUECES ROTAS, TOSTADAS Y SALADAS, crema helada de leche y gelatina de Armagnac.

Postres de ñapa...

sigue la ñapa...

4 comentarios:

nelson castro dijo...

excelente, Mugaritz grande como siempre. Que tal la experiencia, los sabores, la sutileza? muy buena la propuesta de este año

Si puedes cuentame un poco qe tal te parecio ese corte de carne de res asada 120 horas.

Saludos

Anónimo dijo...

sin duda que el ojo y el estómago son uno. el hambre por lo bonito también lo fomentan en el diseño del lugar. ojalá haya muchos otros sitios con tal combinación para que otros puedan enriquecer la panza y el espíritu.

qué bueno poder haber estado ahí!

maria luisa dijo...

Amigo Federico,

Qué alegría saber que estuviste en mugaritz con Andoni Luis Aduriz, que ya va todo marchando nuevamente con bien.

Saludos!
María Luisa

Oriol Serra Nadal dijo...

Querido Federico,
como bien dices (o mejor dicho no lo dices ni falta que hace), sin palabras...

Espero que estés bien,
un saludo menos sofisticado pero igualmente cálido y cariñoso,
Oriol